Borracho y sobrio, de Tao Yan-Ming

Un huésped reside en mí,

nuestros intereses no son completamente los mismos.

Uno de nosotros está borracho,

el otro está siempre despierto.

Despierto y sobrio

nos reímos el uno del otro,

y no comprendemos el mundo del otro.

Propiedades y convenciones,

qué tontería seguirlas muy seriamente.

Sé orgulloso, no estés involucrado,

entonces te acercarás a la sabiduría.

Escucha tú, viejo borracho,

cuando el día muere,

enciende una vela.

Tao Yan-Ming

Poeta chino que vivió entre 372 y 427 de nuestra era.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario