Amor o sexo

A la hora de ligar, por más mentiras que contemos, nuestros propios rasgos faciales pueden traicionarnos y revelar nuestras verdaderas intenciones. O, por lo menos, la persona que tenemos delante y que nos estamos intentando llevar al huerto, sabrá si buscamos un desahogo esporádico o un amor para toda la vida.

Esta conclusión fue sacada este año en un estudio realizado por expertos de las universidades escocesas de Aberdeen y St. Andrews, en colaboración con la inglesa de Durham y publicado en la revista especializada Evolution and Human Behaviour. Los expertos analizaron a 700 participantes heterosexuales de unos 20 años, para descubrir qué criterios usaban a la hora de escoger una pareja a simple vista.

Los chicos y chicas participantes en el estudio observaron fotografías en las que aparecían caras de miembros del sexo opuesto, y los investigadores les pidieron que juzgaran el atractivo y las actitudes sexuales de cada persona en función de su fisionomía. Sus juicios fueron comparados con las actitudes y comportamientos reales de las personas que aparecían en las fotos. Resultado: el 72% de los voluntarios acertaron más del 50% de las veces.

Las mujeres más abiertas al "aquí te pillo, aquí te mato" fueron, en general, consideradas por los hombres como más atractivas, aunque los investigadores dijeron necesitar más tiempo para dilucidar qué rasgos comunes de sus caras daban a entender esta actitud. En cuanto a las mujeres, identificaron perfectamente (y para mal) a los hombres que eran más proclives al sexo casual, porque eran los más masculinos y presentaban rasgos faciales como mandíbula cuadrada, nariz más grande y ojos más pequeños.

Ellas los prefieren fieles, ellos las prefieren promiscuas

El informe viene a decir que, por regla general, los hombres se sienten atraídos por mujeres que ellos consideran más liberadas para practicar sexo sin compromiso, mientras que las mujeres sienten debilidad por los hombres que parecen ser aptos para una relación a largo plazo. Otro dato que merece ser tenido en cuenta es es que, como dijo el co-director del estudio David Perrett, de la Universidad de St. Andrews, "la mayoría de las mujeres encuentran que los hombres de apariencia promiscua son poco atractivos para relaciones cortas o largas".

"Nuestros resultados sugieren que, aunque algunas personas pueden juzgar la estrategia sexual de otras sólo con mirarles a la cara, no siempre están seguras de sus juicios, posiblemente porque las pistas son muy sutiles. Aún así, las preferencias por los diferentes tipos de cara eran bien fuertes", señaló la directora del estudio, la doctora Lynda Boothroyd del Departamento de Psicología de la Universidad de Durham.

"El estudio podría demostrar la importancia de las primeras impresiones en nuestra forma de evaluar a las potenciales parejas. Esto, a su vez, dará paso a un conocimiento más profundo de esa persona con el tiempo, a medida que se va conociendo mejor, y es posible que esta percepción cambie con la edad", añadió Boothroyd.

Por su parte, el coautor del estudio, el doctor Ben Jones del Laboratorio de Investigación Facial de la Universidad de Aberdeen comentó que "un gran número de estudios previos han mostrado que las personas pueden apreciar muchos aspectos de otras basándose únicamente en su rostro, por ejemplo el estado de salud e incluso algunos rasgos de la personalidad como la introversión, pero el nuestro es el primer estudio que demuestra que las personas también son sensibles a las señales faciales sobre el tipo de relación romántica que la otra podría preferir".

Aunque, como hemos visto, los rostros pueden ofrecer pistas sobre la actitud sexual de un individuo, esto no significa que las relaciones se basen sólo en la fisionomía, ya que existen muchos otros factores a la hora de prejuzgar sexualmente a una persona, como las feromonas, el timbre de voz, la constitución física o la forma de vestir, por poner sólo cuatro ejemplos.

Fuente: ADN.es

No hay comentarios.:

Publicar un comentario