Savita, emperatriz del porno hindú

"Mi marido también trabaja este sábado. ¿Qué voy a hacer todo el día sola?", se pregunta Savita Bhabhi en la primera viñeta de una de sus historietas. Se sienta en el sofá y pone la tele, pero sigue aburrida. Hasta que una pelota de cricket entra por su ventana y, tras ella, un par de viriles adolescentes: Savita no pierde el tiempo y mata su tedio jugando con los penes de sus inesperados visitantes.

Así empieza uno de los tebeos de Savita Bhabhi ("bhabhi" es un tratamiento honorífico hindú que significa "mujer casada" o "cuñada"), la protagonista del primer cibercómic erótico de la India, publicado online por Indian Porn Empire. Savita es una mujer de bandera, que cumple todos los patrones estéticos imperantes en la India: piel clara, ojos rasgados, melena larga muy negra y, sobre todo, unas enormes tetas y muchas curvas embutidas en un tradicional "sari". En la frente lleva el clásico punto rojo y va siempre cubierta por toneladas de joyas que nos dicen que no estamos ante una mujer pobre.

Normalmente, cuando se desnuda para entregarse a sus amantes (por el momento, nunca la hemos visto montárselo con el cornudo de su marido), Savita se deja puesta su joya más preciada: el "mangalasutra", un collar de oro que simboliza el matrimonio hindú y que viene a ser el equivalente de la alianza de boda occidental. El hecho de que este personaje copule con su "mangalasutra" puesto es uno de sus puntos más morbosos de la serie, pues el lector hindú tiene siempre presente que esa exuberante mujer está profanando la sagrada institución matrimonial.

Con ella llegó el escándalo

La mezcla de sexo y tradición que destilan las viñetas de Savita ha escandalizado a buena parte de la población hindú, que no ha visto con buenos ojos el hecho de que una mujercita hindú se pase por la piedra a todo macho viviente, incluido a su propio primo, a médicos, repartidores o masajistas. Y cuando no hay ningún pene a mano, Savita se consuela con su dedo corazón o con el chorro de la ducha.

La socióloga Renuka Singh, de la Universidad de Jawaharlal Nehru (Nueva Dehli) ha declarado en el magazine The Observers que "más del 70% de la sociedad india es aún muy tradicional, no creo que estén preparados para un cómic como Savita, que podría tener consecuencias muy negativas para los valores tradicionales de la India".

El productor indio de International Desk News, Arnab Das, por su parte, opina que la moral es cosa de cada cual, pero augura oscuras consecuencias legales para los autores de Savita: "Jurídicamente, los creadores de Savita podrían enfrentarse a denuncias por destribución de pornografía. La legislación india de Internet se está volviendo muy estricta".

Basada en hechos reales

La peculiaridad de esta historieta es que, según dicen en su presentación, está basada en hechos reales: al parecer, una mujer casada india de carne y hueso, que se oculta bajo el nombre ficticio de Savita, le cuenta al creador de la web sus experiencias y él se basa en ellas para crear sus lúbricas viñetas, con ayuda de un equipo de excelentes ilustradores.

Las historietas están llenas de situaciones tremendamente morbosas y a veces un tanto irreales, que nos recuerdan a los clásicos del tebeo guarro occidental (Sukia, Ruta 69, Telefilm prohibido, etc.): desde el vendedor de sujetadores que llega a casa de Savita para colocarle sostenes y acaba bien exprimido, hasta la aburrida comida de negocios que Savita convierte en un festival de eyaculaciones, cuando seduce al socio de su marido y llega a practicarle una felación bajo la mesa.

Las historietas de Savita pueden verse online en su web, en los tres idiomas de la India (inglés, tamil y marathi) y de forma gratuita, aunque se aceptan donativos para ayudar a mantener viva a esta, la primera porno star del cibercomic hindú, que ya tiene su club de 30.000 fans.

En fin, que Savita es lo mejor que le ha pasado al mundo del sexo ilustrado hindú desde la aparición del Kama Sutra.

fuente: Sexo-ADN.es

No hay comentarios.:

Publicar un comentario